lunes, 30 de mayo de 2016

SHADE ADJUSTING DROPS DE THE BODY SHOP.



Hace tiempo que no os recomendaba un producto en especial y cuando compré el SHADE ADJUSTING DROPS  (claro) de The Body Shop, esperaba poder llegar a hacer esta entrada porque mereciera la pena y así ha sido. 


SHADE ADJUSTING DROPS LIGHTENING es un aclarador de Bases de maquillaje, cada gota aclara medio tono del color de la base que quieras aclarar, esta cantidad es aproximada porque dependerá de la cantidad que vayas a mezclar. 

Yo lo que hago es que en un bote (si voy a usar una muestra de esas de sobre que tenga) o en el dorso de la mano pongo una cantidad de base, que calculo que sea suficiente para toda la cara y después voy añadiendo las gotas del producto mezclando los dos productos hasta conseguir el tono que quiero. 


Me gusta porque no modifica las propiedades de la base de maquillaje, eso sí mejoraría el formato del frasco pues aunque es un cuenta gotas, por lo menos el mio no funciona muy bien, y me cuesta bastante coger producto y soltarlo. 

Contiene 15 ml, que no es mucho pero cunde bastante y cuesta 14,00 euros. Es un producto con el que repetiré, pues me cuesta bastante conseguir mi tono de maquillaje ideal y con este puedo ajustar el color según la época del año y además probar todas las muestras que tengo que suelen ser de varios tonos más elevados que el mío. 

También existe el mismo producto pero para oscurecer el tono de las bases. 

¿ Conocíais este producto?, ¿os parece práctico? 

martes, 17 de mayo de 2016

EDITH PIAF



Su voz me acompaña desde que nací, el sonido de las erres marcadas es para mi tan familiar como el canto de los pájaros, pero a pesar de esa familiaridad musical, casi espiritual no descubrí su forma corpórea hasta muchos años después, lustros tal vez. 

Entonces quedé nuevamente embrujada, ¿cómo una ser tan frágil podía cantar así? Como era posible que me trasmitiera tanto una voz a la que apenas entendía, en una lengua extranjera hablando de cosas que ni había sentido ni lograba imaginar.


Una mujer con un aspecto lejos del glamour del espectáculo, pero que conquistó los corazones de toda Francia y parte del mundo. Durante su entierro no se habían visto las calles París tan vacías desde la Segunda Guerra Mundial, comentaría Aznavour, uno de sus letristas, amigos y dicen que también uno de sus muchos amantes. 

No dejaba indiferente a nadie, por sus escándalos, locuacidad o por sus modales adquiridos en los bajos fondos. Era una mujer con un pasado duro, muchas veces desgarrador y tal vez eso la hizo ser la más grande de Francia.

Hoy parece que está de moda de nuevo, aunque nunca dejó de estarlo, en los años 60 y en los 70 (ya fallecida), conseguía números unos por todo el mundo compitiendo con el rock y el pop. Hace unos años el Oscar a una compatriota por interpretarla la devolvió a la gran pantalla y a los diarios, y aunque Marion Cotillard hace una buena interpretación y se le puede perdonar que no cante ella, (quién iba a poder superar e imitar esa voz), se deja en su interpretación la suavidad que ella también poseía, no sólo por su gran voz la llamaban La Mòme Piaf, la muchacha gorrión, si no también por su apariencia frágil. Aunque todo el mundo la conoce la recuerda y la venera como EDITH PIAF


El gran amor de Edith fue Marcel Cerdan un boxeador francés de origen argelino que llegó a ser campeón del mundo. Marcel estaba casado y tenía hijos, Edith aceptaba esa situación pues sabía que no abandonaría a su familia. 

Una noche ella ya desesperada por su larga ausencia lo llamó para que viajara a Nueva York donde ella se encontraba de gira. Pero el avión que despegó de París nunca llegó a su destino y Edith cayó en una depresión que mitigó con morfina y alcohol, lo que empeoró notablemente su salud ya debilitada. Esta canción una de mis favoritas la escribió La Piaf inspirada en su amor a Marcel junto a la pianista Marguerite Monnot que la dotó de música.